Website Ribbon

 

Auspicia:
Secretaría de Cultura
y Educación de la Municipalidad de Rosario
(Res.332/06)

 

Servicios

Efemérides
Webmail.
Linkeanos

Nosotros...

Diseño + Contenidos:
E. A. Quagliano
Soporte PHP:
G. Quagliano

Agregue este sitio a sus favoritos
Recomiende nuestro sitio
Save to del.icio.us

¿Desea publicitar en este sitio? Escríbanos aquí

 

 

 

No somos responsables por los contenidos de los sitios externos sugeridos. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

Creative Commons License


Estadísticas


Rosario, domingo 30 de abril de 2017

 

Google

 

En la Web

En Tecnologia para todos

La tecnología, el medio ambiente y el hombre.

 Volver al índice
Imprimir


Lunes 05 de enero de 2009

Fabricantes y CIO recurren a nuevas tecnologías que reducen el consumo eléctrico, pero no la capacidad de procesamiento.

Artículo de AmericaEconomia.com. El brasileño Reinaldo Affonso, director de desarrollo tecnológico de Intel Brasil, no se sorprendió cuando Banco Bradesco decidió incluir 50.000 computadores de última generación y 20.000 monitores LCD como fundamental de su política de ecoeficiencia. Uno de sus roles es llevar a los usuarios las ventajas de cada desarrollo de la corporación.

Por eso, no se le podía escapar que a fin de cuenta las nuevas estaciones consumen 44% menos energía que las antiguas, lo que equivaldría para el gigante financiero sudamericano ahorrarse 3,5 megawatts anuales, reducir su huella de carbono, y sin duda, buena parte de sus costos.

Y para quien quiera seguir los pasos del gigante financiero en este momento, Affonso podría calcular todavía mejores resultados. Intel acaba de presentar al mercado latinoamericano los Core I7, la última generación de procesadores con una capacidad de procesamiento 40% mayor, pero sin incrementar un solo vatio en la cuenta de la electricidad. "La energía se ha vuelto un punto crítico para las empresas, y cuando algunas como Bradesco pueden ahorrar US$ 10 millones en cinco años, sin duda es un factor de decisiones", apunta.

Por suerte para el planeta, la industria tomó nota del asunto y quien no tiene su producto verde parece no estar en onda con el mercado. Hasta Intel, su archirrival AMD, HP, Dell, IBM, Sun y Microsoft, entre un pelotón de 200 corporaciones tecnológicas, forman parte de la Green Grid, un consorcio dedicado a promocionar la eficiencia energética de los datacenters y lograr una reducción de 50% para 2010.

El objetivo no es casual. Si para una empresa de gran escala el tema energético es crítico, para la creciente industria del datacenter los problemas ya pasan de castaño a oscuro. De eso puede dar fe Roberto Vigo, vicepresidente de tecnología y operación de datacenters para América Latina y el Caribe de Global Crossing, con 15 operaciones por la región. "El consumo eléctrico se triplicó desde 2000 hasta el año pasado y calculamos que se volverá a triplicar para 2012, y las tarifas han subido con el petróleo, pero nunca volvieron a bajar", se lamenta desde Buenos Aires.

Y eso no es todo. La evolución tecnológica multiplicó por ocho la capacidad de procesamiento por metro cuadrado y con ello la emisión de calor y la necesidad de enfriamiento, llevando a que cada vatio de procesamiento deba ser acompañado por otros dos, uno dedicado al enfriamiento y otro al sistema eléctrico en general, con especial refuerzo para salvar los no poco frecuentes apagones. Para colmo, una demanda creciente a un ritmo de 46% anual rápidamente llenó las superficies que la tecnología teóricamente liberaría. "Así, en 10 años, montar un datacenter de 500 metros cuadrados pasó de costar US$ 7.000 a entre US$ 25.000 y US$ 30.000 el metro cuadrado", ejemplifica.

Tecnología inteligente

Las propuestas son variadas, pero sin duda el común denominador es que ahora el software incorporado en los dispositivos es tan importante como el diseño de los "fierros". Por caso AMD ofrece la tecnología PowerNow! que permite al sistema operativo de los servidores monitorear la actividad y desacelerar un cpu cada vez que la carga de trabajo es liviana pudiendo reducir el consumo alrededor de 75%, aseguran. Caminos similares ha seguido IBM, que, instalando herramientas de administración energética en 10 servidores de Alog Data Centers líder de hosting en Brasil logró reducir 35% el consumo de energía y el enfriamiento potencial de las máquinas, y hasta 50% en el costo energético por unidad de procesamiento.

Y si Google pensaba construir todo un datacenter en el océano, lo cierto es que al menos el agua ha vuelto a ser un recurso apetecido para evitar calores y motores de ventilador. Al menos eso es lo que muestra el datacenter portátil y prêt-à-porter de Sun, el Modular Datacenter que instaló en Puerto Tirol, un paraje sobre el Río Paraná, a 30 kilómetros de Resistencia, la capital de la provincia argentina de Chaco. Es todo un datacenter montado en una estructura de un contenedor de 20 pies, despachado llave en mano a destino, fácilmente instalable y mudable, cuyos únicos requerimientos son la conexión eléctrica y el grifo de la red pública. "Logra economías energéticas desde 20% comparado con otros de similares prestaciones", dice Alejandro Raffaele, gerente de Sun Argentina.

El problema es que modernización es inversión, y el contexto de crisis financiera no parece ser la mejor circunstancia para apostar a futuro. Si antes de la caída de Lehman Brothers las proyecciones de IDC eran que menos de 30% de los servidores serían de última generación, ¿qué se podría esperar ahora que corrigió sus proyecciones con una desaceleración a casi la mitad de la inversión prevista a inicio del año? "Virtualización", opina Roberto Vigo, de Global Crossing.

Una vez más, inteligencia para aprovechar mejor el equipamiento. Coinciden los especialistas en que un servidor típico utiliza entre 5% y 10% de su capacidad disponible en un período de 24 horas. Mediante software o hardware se logra un mejor aprovechamiento, reduciendo el número de servidores utilizados con anterioridad. "Una estrategia que puede posponer crisis energéticas no sólo por meses, sino por años", aseguran en Gartner.

Ahora si bien los datacenters concentran la mayor atención por su escala, según datos citados por Affonso, de Intel, sólo dejan el 23% de la huella de carbono de la industria informática: PC y monitores aportan casi el doble: 39%. Y si se les suman las redes corporativas podría agregarse otro 7% más. Un estudio realizado por la argentina Universidad Tecnológica Nacional, si los siete millones de PC existentes en su país, sin contar servidores, contaran con chips de última generación, Argentina podría ahorrarse el equivalente a lo generado por la planta nuclear de Atucha.

Allí el problema no parece ser tecnológico. Las opciones abundan: la modernización de PC y monitores, como la que aplicó Bradesco, se podría superar cambiando las PC por un notebook de última generación. "Demandan una decimosetpimoava parte de energía que un Pentium D", dicen en Intel. Incluso no falta quien proponga volver al viejo esquema cliente servidor, como el Desktop on demand, de Dell; o el Sun Ruy, de Sun, cuya versión 2 ofrece un consumo de sólo 4 watts por puesto de trabajo. O la propuesta de NComputing, que virtualiza sistemas operativos de una PC para acceder desde clientes más finos todavía donde cada terminal agrega sólo 5 watts de consumo a la red, contra 110 de una PC común. Hasta es factible completar el paquete accediendo con redes con su sello "green". D-Link, gracias a su sistema de detección de estado de conexión y extensión de cables, puede ahorrar hasta 80% de la energía que utilizaba con anterioridad.

Una vez más el inconveniente es comercial. No porque los nuevos equipos sean más caros que la generación anterior, sino porque el cliente hogareño, normalmente depositario de los equipos más antiguos, en su escala tan pequeña no verá que la eficiencia energética le cierre su ecuación financiera. Como individuo seguramente no, ¿pero para qué están los planes nacionales de eficiencia energética sino para funcionar como impulsores?

Fuente: América Economía


 


Comentar esta noticia

Este espacio está pensado para que nuestros lectores dejen sus aportes, comentarios y opiniones. Nuestra devolución será publicada en este mismo espacio. No responderemos vía mail, salvo aquellas consultas ingresadas por medio de nuestro Formulario en la sección "Contacto". Gracias.
Nombre
E-mail
Comentario


Escriba el código que ve en la imagen: 
 


Comentarios

No hay comentarios aun para esta noticia.

Arriba