Website Ribbon

 

Auspicia:
Secretaría de Cultura
y Educación de la Municipalidad de Rosario
(Res.332/06)

 

Servicios

Efemérides
Webmail.
Linkeanos

Nosotros...

Diseño + Contenidos:
E. A. Quagliano
Soporte PHP:
G. Quagliano

Agregue este sitio a sus favoritos
Recomiende nuestro sitio
Save to del.icio.us

¿Desea publicitar en este sitio? Escríbanos aquí

 

 

 

No somos responsables por los contenidos de los sitios externos sugeridos. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

Creative Commons License


Estadísticas


Rosario, domingo 25 de junio de 2017

 

Google

 

En la Web

En Tecnologia para todos

Tecnología y Educación

 Volver al índice
Imprimir


Sábado 02 de agosto de 2008

Un debate a partir de las agresiones a docentes grabadas en video por los mismos alumnos

Bajo el título de "La crisis de un modelo que involucra a todos", la periodista Mariana Carbajal publicó en el diario Página 12 una serie de notas relacionadas con las agresiones a docentes grabadas en video por los mismos alumnos. Aquí, un extracto de ellas, para debatir y analizar.

Algunos sostienen que hay víctimas y victimarios de ambos lados. Otros, que la violencia no es propiedad escolar sino que la escuela reproduce la violencia externa. Todos sostienen que el modelo de educación secundaria está desbordado y debe cambiar en profundidad.

Dos videos colgados en Internet pusieron en primer plano a profesoras agredidas y humilladas en el aula por sus alumnos. La camarita del celular que filmó las escenas amplificó al infinito la impotencia de ambas para enfrentar la situación. ¿Podrían verse como una metáfora de la educación media actual, de la pérdida de autoridad de los docentes para manejar distintos escenarios disruptivos? Burlas y agresiones a profesores hubo siempre, pero históricamente buscaron ser anónimas. Atar a un profesor a la silla era un clásico, pero difícilmente aparecieran los o las responsables.

Hoy, la irrupción de las nuevas tecnologías en la escuela se asocia a un afán de protagonismo adolescente: el agresor se expone y se deja filmar, para aparecer minutos después en la web. Si los medios electrónicos –TV, diarios digitales– lo replican, conseguirá velozmente su momento de fama. El efecto imitación es tentador y puede llamar a la competencia en busca de la burla más graciosa y festejada. ¿Y si los canales no reproducen la patoteada? Esa alternativa la planteó esta semana el viceministro de Educación, Alberto Sileoni. Algunos espacios públicos –como el aula– deberían ser intangibles, sugirió. La violencia social se cuela en las escuelas con distintas formas: los alumnos son victimarios, pero también –y en mayor medida– víctimas, de sus pares y –desde ya– de docentes, según surge de la encuesta del Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas realizada entre 60 mil alumnos de EGB3 y Polimodal .

¿Se sienten preparados los docentes para enfrentar esta realidad? ¿Están desbordados y faltos de autoridad? ¿Cómo viven este nuevo escenario en el que las clases ya no quedan encerradas entre cuatro paredes y hay un testigo –la cámara– latente? ¿Cuál debería ser la respuesta institucional ante indisciplinas como las que quedaron registradas en los famosos videos? La trama es compleja. No hay recetas simples. PáginaI12 consultó a profesionales vinculados a la educación desde distintos ámbitos para reflexionar y sumar sus aportes a un debate, que recién comienza.

A la Escuela Técnica Nº 8 Jorge Newbery de La Matanza concurren unos 1500 alumnos de “clase media trabajadora con pequeños bolsones de sectores humilde”, describe su director, Jorge Estefanía. En esa comunidad educativa las filmaciones que trascendieron en los últimos días no sorprendieron demasiado. “Ya hemos tenido filmaciones en el aula que se subieron a blogs, tal vez no de ese calibre, pero sí que mostraban a docentes en situaciones cómicas, gesticulando de forma graciosa, o de peleas entre bandas de alumnos que ocurrieron fuera de la escuela, y también de las famosas manteadas en el baño. Hay gestos de agresividad muy altos que nos preocupan”, contó Estefanía a Página/12.

–¿Cómo viven los docentes la presencia de la cámara? –preguntó este diario.

–Yo soy de los que considera que el celular es muy útil para que los chicos estén en comunicación con su familia, con sus amigos, pero hay que definir formas y momentos para usarlo. En la provincia de Buenos Aires está prohibido su uso tanto para los alumnos como para los docentes por una disposición de la Dirección General de Escuelas. Pero no hay forma de saber si están apagados o prendidos en el bolsillo de los chicos. Trabajamos mucho con el diálogo. Cuando uno habla con los chicos, ellos entienden. Pero no hay una receta.

–En los videos que se conocieron en estos días quedó en evidencia la impotencia de los docentes para enfrentar las humillaciones.

–La impotencia del docente es real. Nos –y me incluyo– superan las circunstancias. Algunos docentes se sienten vigilados por el celular. Los pone incómodos, se sienten mal, sienten que tienen que pensar muy bien qué decir y qué gesto hacer. Es una situación realmente compleja. No tenemos una solución. Cada dos por tres aparecen en Internet videos.

En el primer video que trascendió a comienzos de julio, la profesora de Historia Alicia Martínez fue víctima de las burlas de un alumno de tercer año del Comercial Nº 19 Juan Montalvo, del barrio porteño de Caballito: en medio de la clase simulaba actos sexuales detrás de ella y hasta hizo el gesto de tirarle un tiro. La profesora, como si nada ocurriera, seguía dando clase, leyendo un libro. Verla, impotente para poner límites a ese alumno de 17 años, daba pena. El alumno recibió como sanción la expulsión.

“La figura del docente aparece muy devaluada y las nuevas tecnologías generan un espectáculo con otras dimensiones. Tal vez las agresiones a docentes no sean nuevas, pero cambió su amplificación. El que filma hace como un director de cine, plantea que el agresor se apure, le dice que tiene poca memoria en el celular, la escena entra en la línea del reality show”, analiza Inés Dussel, investigadora en temas de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). En un punto –y salvando las distancias, dice– aquel video le recordó el que reveló las torturas en la cárcel de Abu Ghraib, en las afueras de Bagdad: después de aquella filmación una soldado norteamericana se convirtió en la imagen de los abusos a los prisioneros iraquíes. “Es un régimen de lo visible que permite mucha crueldad. Estos videos nos plantean cómo educar la sensibilidad de los chicos para que esto no suceda, para que entiendan que humillar a una persona no debe ser filmado”, sugiere Dussel. Y discrepa con el encasillamiento de estos hechos –las burlas a la docente de Caballito y a la maestra de inglés de la Escuela Media Nº 8 de La Loma, localidad de Temperley, a la que le pusieron un preservativo en la cabeza y le intentaron quemar el pelo– como violencia escolar.

Los videos, opina, “hablan de cierta degradación de los vínculos que no es privativo de la escuela. No hay que leerlos como violencia escolar. Sí hay que pensar en qué otros recursos les damos a los docentes para pararse de otra forma frente a los alumnos”, propone. Para Dussel estas situaciones no son más que una muestra de que el secundario sufre “una gran crisis”.

–¿Esta falta de autoridad que reflejan los videos es generalizada en los docentes? –le preguntó Página/12.

–Sí, como ya venía observándose. En el caso de la profesora de Caballito no podía ni siquiera mirar a los chicos. ¿Qué pasa con esa profesora? Hay que hacer cirugía mayor: pensar en menos alumnos por curso, en más tiempo para los docentes para preparar las clases, en más recursos simbólicos, en otro vínculo con los adolescentes. Hoy tiene a veces entre 13 y 18 materias semanales, la relación es muy fragmentada con cada profesor. Pero además hace falta una formación ética y política para que los chicos tengan claro que no pueden hacer un uso cruel de las imágenes. Y es necesaria una posición mucho más jerarquizada del docente. Faltan discursos políticos que sostengan más a la Educación.

Cristina Corea (semióloga) y Silvia Duschatzky (licenciada en Ciencias de la Educación y magister en Sociología y Análisis Cultural) escribieron en su libro Chicos en Banda que la violencia se presenta como el sustrato cotidiano sobre el que construyen la subjetividad niños y jóvenes. “La violencia es hoy una nueva forma de sociabilidad, un modo de estar ‘con’ los otros o de buscar a los otros”, sostienen. El ex rector del Carlos Pellegrini Abraham Gak retoma esta idea y dice que tanto las familias como la escuela se sienten impotentes para enfrentar esta nueva forma de relación, que es la violencia. Para Gak, los videos de las docentes humilladas no son más que un reflejo de esa “impotencia” que trasciende a las aulas. “La violencia no es patrimonio exclusivo de los adolescentes, incluso en las aulas los docentes son a veces victimarios de los alumnos. Pero lo más importante es pensar en la prevención. La escuela tiene que pensar una estructura diferente. Para trabajar estos temas es necesario pensar en una red de contención, que incluya a preceptores preparados, tutores y un equipo interdisciplinario de profesionales (sociólogos, trabajadores sociales, médicos, psicólogos) que colabore con las autoridades del colegio”, planteó al ser consultado por este diario.

La doctora en Educación Silvina Gvirtz no cree que haya que minimizar los hechos. “Hay que trabajarlos seriamente. Me alertan sobre la necesidad cada vez más urgente, de reformar la estructura y organización del nivel medio. Los estudiantes deben ser sancionados, según lo establezcan los Consejos de Convivencia, pero hay que ir más allá de la sanción en ambos casos y allí es necesaria la intervención de equipos técnicos, psicólogos y especialistas en el tema para analizar seriamente la situación y tomar medidas de fondo”, coincide Gvirtz, que acaba de presentar el libro La educación ayer, hoy y mañana. El abc de la pedagogía, escrito junto a Silvia Grinberg y Victoria Abregú.

–¿Qué piensa de los dos docentes filmados? –le preguntó este diario.

–Estos docentes fueron víctimas de una situación. Hay quienes quieren convertirlos en victimarios y me parece realmente injusto. No hay nada que justifique el maltrato que recibieron. Deberían recibir contención psicológica por parte de las autoridades y debería encararse también un trabajo a nivel institucional. Creo que estos hechos, en este momento, pueden relacionarse, por lo menos en parte, con el modo en que la sociedad encara la resolución de sus conflictos más generales. El diálogo y la legalidad no son los modelos que priman en la actualidad. La violencia aparece muy a menudo como modelo para resolver la diferencia de intereses. Entonces, ¿por qué esperar conductas especiales en los adolescentes? Creo que tenemos que reflexionar como sociedad qué nos pasa y qué modelo de resolución de conflicto queremos. Si uno mira la situación externa piensa que la escuela hace bastante bien su trabajo.

Para el rector del Colegio Nacional de La Plata y ex consultor de la ONU, Gustavo Oliva, el gran desafío de las escuelas hoy es tratar de mejorar las relaciones interpersonales para que sean más humanas, más respetuosas, de reconocimiento por el otro. “La violencia es un hecho que irrumpe en la vida escolar como en otros ámbitos, en las canchas de fútbol a través de las barras bravas, en los cortes de ruta cuando se tira la leche, o en la elección del rector de la universidad, al tirar huevos. Hay un ámbito social muy fuerte, al que se suma una cultura muy argentina de vivir riéndose del otro y no con el otro”, señaló Oliva. Para el ex viceministro bonaerense, para analizar hay que abordar desde tres lugares: “En primer lugar, brindando más y mejor educación para todos, en segundo lugar, al alumno que comete actos de esa naturaleza convendría rotarlo de institución educativa, pero nunca dejarlo fuera del sistema escolar, para que tenga una nueva oportunidad con acompañamiento de un gabinete y en tercer lugar, dar un acompañamiento desde los equipos directivos y de supervisión a los docentes”. En el Nacional de La Plata, que depende de la universidad, los celulares no están prohibidos en las aulas. “Es parte del contrato del aula entre el docente y los alumnos si se pueden o no usar”, aclaró.

Es probable que no sean los últimos videos que se cuelguen en Internet que muestren a docentes burlados o agredidos. Muchos docentes se deben estar preguntando si serán los próximos en aparecer en la web. Tal vez los medios de comunicación deberían interrogarse –y actuar en consecuencia– cuánto contribuye su difusión y amplificación.

Una encuesta a 35 mil alumnos de escuelas de todo el país

La realizó el Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas. El 15 por ciento de los alumnos vio cómo otros alumnos amenazaban a un docente. El 8,3 sufrió golpes de parte de un compañero.

El hostigamiento a docentes de parte de alumnos no es excepcional en los colegios secundarios. Es una de las formas que adquiere la violencia en el ámbito escolar, de acuerdo con la encuesta que llevó adelante el Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas. El relevamiento encontró que en los casos en que se visualiza a adultos como víctimas de episodios de violencia, las situaciones más frecuentes son de amenazas de daño por parte de los estudiantes: alrededor del 15 por ciento de los encuestados expresaron haber visto ese tipo de situaciones. Menos frecuentes son los casos en que efectivamente se observan agresiones físicas de alumnos a adultos: 11,8 por ciento en EGB3 y 6,8 en Polimodal.

La encuesta se aplicó a una muestra representativa de alumnos de las escuelas estatales y privadas de todo el país, de 9º año de EGB 3 (o 2º año de educación media) y 3º año de Polimodal (o 5º año de educación media). Se realizó entre 2005 y 2006, a más de 35.000 alumnos en cada uno de los años de estudio. Aproximadamente las tres cuartas partes de los alumnos y de las secciones corresponden al sector de gestión estatal. El resto, al sector privado. Respondió la totalidad de las provincias, con la excepción de Neuquén.

Violencia entre adolescentes, de estudiantes a docentes y de docentes a alumnos, y también entre adultos, son las distintas caras de este fenómeno, que incluye, además, la presencia de armas en las escuela.

Estos son algunos de los resultados del relevamiento:

- La mayoría de los alumnos de EGB3 y de Polimodal que participaron en esta encuesta –lejos de sentirse víctima de la violencia de sus compañeros– se siente bien tratada por ellos.

- La forma más habitual de violencia que viven los alumnos por parte de sus pares son las amenazas de daño (uno de cada diez alumnos ha padecido esta situación en el último año previo a la encuesta). Le siguen los golpes y lastimaduras de un compañero (8,3 por ciento), las amenazas o lesiones de patotas (6,2 por ciento) y el robo por la fuerza o por medio de amenazas (4,9 por ciento). Todas estas formas de violencia entre compañeros se reducen a la mitad en Polimodal. En todas las categorías los varones registran mayor frecuencia de respuesta que las mujeres.

- Algunos alumnos señalan haber sido víctimas de episodios de violencia protagonizados por adultos de la escuela. El porcentaje no es elevado, pero es conveniente tenerlo en cuenta: 2,5 por ciento de los alumnos (lo que equivaldría a uno cada cuarenta) señala haber recibido amenazas verbales por parte de un adulto de la escuela (2,9 por ciento en EGB3 y 1,9 en Polimodal); y 1,8 por ciento dice haber sido golpeado por un adulto (2,2 por ciento en EGB3 y 1,2 en Polimodal).

- La forma más señalada de incivilidad ejercida por parte de los adultos a los alumnos son los gritos, seguidos por las exclusiones y las burlas. La forma menos usual son los insultos. Con la excepción de los gritos –que fueron señalados por más de un 10 por ciento de los alumnos– y de las exclusiones –que llegan al 7 por ciento en sectores vulnerables y en varones de EGB3–, el resto de las incivilidades son vivenciadas por alrededor del 5 por ciento de los encuestados.

Transmitir el “sí” y el “no”

“Se han roto los vínculos asimétricos en las relaciones entre padres e hijos y docentes y alumnos”, sostiene Mara Brawer, coordinadora general de Programas para la Construcción de Ciudadanía en las escuelas, del Ministerio de Educación de la Nación. De ella depende el Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas, que funciona en forma articulada con la Universidad Nacional de San Martín. Para Brawer, lo que reflejan los videos es la crisis en las relaciones entre adultos y los niños y jóvenes. “Para ser adulto tenés que estar atravesado por la ley y poder transmitir el ‘no’ tanto como el ‘sí’.

Pero en los últimos años hubo una valorización del ser par, del adulto colocado en el lugar del joven, y se corrió del lugar de autoridad. La democracia significa igualdad de derechos pero no igualdad de funciones. Hay que trabajar en el fortalecimiento del rol del adulto en las escuelas. Las responsabilidades son colectivas. En la profesora de Historia aferrada al libro no veo sólo una falla del docente sino de una institución a la cual no puede recurrir. La tarea de cambiar las pautas de convivencia es un rol institucional.

La solución es una institución que piensa la convivencia, en la que se discute, en la que los chicos participan de las reglas de convivencia. Pero que se respete el derecho del niño a ser escuchado no significa que no se le puedan poner límites”, concluyó la funcionaria, en diálogo con Página/12.

“Es un escándalo mediático”

La ex ministra bonaerense de Educación Adriana Puiggross minimiza la trascendencia de los hechos filmados. “Algunos medios están transformando en un escándalo mediático un hecho común que debe ser sancionado y ocurre desde que la escuela es escuela. El protagonismo del adolescente siempre existió, el querer denostar al otro, también. Lo que pasa que hoy las nuevas tecnologías facilitan la exposición”, consideró la pedagoga, que hoy ocupa una banca en la Cámara de Diputados. A su entender, lo que los videos muestran es la falta de límites a los chicos de parte de los adultos. Puiggross se mostró partidaria por darles mayor protagonismo a los Consejos de Convivencia escolar, cuya autoridad debe ser respaldada por los padres.

“El Consejo de Convivencia tiene que lograr que la convivencia en la escuela sea posible. Los chicos son los que con mayor facilidad sostienen las normas, mucho más que los adultos. Confío más en la justicia de los adolescentes”, puntualizó al ser consultada por Página/12.

Las sanciones y las obligaciones

El ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, consideró que se debe garantizar el derecho a la educación al alumno de la escuela de Caballito que fue expulsado como consecuencia de su hostigamiento a la profesora de historia. “En el corto plazo ante incidentes de este tipo corresponde a las autoridades de la escuela, del distrito, de la provincia, tomar las decisiones que tendrán que tomar en cada caso, garantizando tanto el hecho de la sanción como el derecho a la educación”, destacó el ministro. “Tenemos que seguir esforzándonos por resolver el problema educativo de ese muchacho, y somos nosotros, los adultos, los responsables, no él. El es sujeto de la educación, tiene derecho a ser educado. Entonces, rigor es sí, rigor, pero, ¿qué es rigor? ¿Rigor es echarlo? ¿Rigor es decirle no queremos saber nada más con vos? Eso no es rigor”, agregó.

De acuerdo con la Ley 223 que define el Sistema Escolar de Convivencia porteño y su decreto reglamentario 1400/01, cuando la sanción aplicada a un alumno sea la separación del establecimiento, la “Secretaría de Educación del gobierno adoptará las medidas necesarias para garantizar la continuidad de los estudios del alumno sancionado en otros establecimientos educativos, evitando la acumulación de alumnos en tal condición en un establecimiento”. En caso de expulsión, la dirección tiene que gestionarle una vacante en otro colegio con la conformidad de los padres. Si iba a uno de gestión privada, los padres deben encargarse en 72 horas de conseguirle un pase. Si no ocurre en ese plazo, las autoridades escolares deben notificar al gobierno porteño, para que sea quien se ocupe de garantizarle la continuidad de la educación en otro establecimiento.

Fuente: Página/12


 


Comentar esta noticia

Este espacio está pensado para que nuestros lectores dejen sus aportes, comentarios y opiniones. Nuestra devolución será publicada en este mismo espacio. No responderemos vía mail, salvo aquellas consultas ingresadas por medio de nuestro Formulario en la sección "Contacto". Gracias.
Nombre
E-mail
Comentario


Escriba el código que ve en la imagen: 
 


Comentarios

De: cecilia
E-mail: cecy_8313@hotmail.com
Fecha: 06/11/08 06:16

me parece que el estado deberia preocuparse mas por la educacion y por nuestra sociedad necesitamos que se preocupen por nuestro pais y por cada indivuduo


Arriba