Website Ribbon

 

Auspicia:
Secretaría de Cultura
y Educación de la Municipalidad de Rosario
(Res.332/06)

 

Servicios

Efemérides
Webmail.
Linkeanos

Nosotros...

Diseño + Contenidos:
E. A. Quagliano
Soporte PHP:
G. Quagliano

Agregue este sitio a sus favoritos
Recomiende nuestro sitio
Save to del.icio.us

¿Desea publicitar en este sitio? Escríbanos aquí

 

 

 

No somos responsables por los contenidos de los sitios externos sugeridos. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

Creative Commons License


Estadísticas


Rosario, martes 30 de mayo de 2017

 

Google

 

En la Web

En Tecnologia para todos

Espacio docente

 Volver al índice
Imprimir


Martes 16 de septiembre de 2008

'Los simuladores como herramientas de aprendizaje y evaluación'. por N. Brown y otros, (Instituto Tecnológico de Bs. As)

El paper que publicamos a continuación, sobre la implementación de simuladores como herramientas de enseñanza y evaluación, fue presentado originalmente por Nicolás Daniel Brown Bustos junto con la Cátedra de Dinámica de Sistemas del ITBA, en la Jornada sobre Material Didáctico y Experiencias Innovadoras en Educación Superior (UBA - 2008).

Resumen:

Para enseñar un mundo cada vez más complejo se propone la utilización de simuladores, los que permiten que el alumno encare las consecuencias a largo plazo de sus propias decisiones. Este tipo de experiencias ha resultado especialmente útil para la materia “Dinámica de Sistemas” del Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA), donde se busca que los alumnos adquieran un “pensamiento sistémico”. En la materia se utiliza un simulador diseñado por la propia Cátedra para enseñar conceptos de posicionamiento estratégico y pensamiento sistémico. El mismo se utiliza a lo largo de toda la materia –no en talleres aislados- y se aplica en instancias de evaluación a través de trabajos prácticos.

En el presente trabajo se describen brevemente las características del simulador y la metodología utilizada para su desarrollo e implementación. Se analiza asimismo el resultado de una encuesta de evaluación del simulador por parte de los alumnos. Se rescata que, en opinión de los alumnos, el simulador hace “más interesante” a la materia y que su implementación es beneficiosa. Los alumnos también se mostraron de acuerdo con la implementación a lo largo de todo el curso y de su aplicación en trabajos prácticos.

Por último se concluye que su aplicación no sólo favorece al alumno en su aprendizaje y evaluación, sino también a la Cátedra por la experiencia adquirida y a la Universidad por la actualización de herramientas de simulación y la capacitación continua de sus docentes.

Conceptos Clave:

Utilización de Simuladores como recursos innovadores en la situación pedagógica en educación superior.

Desarrollo de Simuladores como material educativo para la formación de profesionales.

Introducción

Los conocimientos a ser transmitidos en el aula provienen de un mundo cada vez más complejo. Entender este mundo requiere manejar una multiplicidad de variables y la interrelación de las mismas. Se entiende, pues, que el mero relato descriptivo de las mismas no es suficiente para que los alumnos las incorporen en su accionar fuera del aula.

Por eso se propone un aprendizaje “vivencial” a través de simuladores como herramientas de transmisión y reflexión de conocimientos, acompañando todo el cursado de una materia con juegos simulados por computadoras.

Los simuladores facilitan la enseñanza haciendo que el alumno reflexione e indague sobre sus acciones, además de motivar un aprendizaje activo. Permiten que el alumno encare las opciones y consecuencias de sus propias decisiones y pueda comprender su aporte en los resultados del “sistema” en que participó.

Existen incontables experiencias a nivel empresarial y educativo que demuestran los beneficios de la utilización de juegos de simulación donde los participantes asumen roles extraídos del “mundo real”.

Este tipo de experiencias ha resultado especialmente útil para lograr los objetivos de la materia “Dinámica de Sistemas” dictada como materia obligatoria en el 3er año de la carrera de Ingeniería Industrial del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). En esta materia, una de las mayores dificultades es lograr inculcarles a los alumnos la complejidad que puede existir en el comportamiento de cualquier sistema, sea tanto físico como social. Los alumnos deben comprender la necesidad de una visión de los impactos a largo plazo de las acciones realizadas hoy. Esto requiere un “pensamiento sistémico”: que el alumno sea capaz de reconocer un sistema como un todo -más que como la mera suma de sus partes.

Para acompañar la enseñanza de los contenidos de la materia se implementa un simulador a lo largo de todo el cuatrimestre. El mismo no sólo acompaña al alumno durante el cursado de la materia –permitiendo diferentes análisis a medida que el alumno adquiere sus contenidos- sino que también se utiliza como instancia de evaluación a través de trabajos prácticos.

Breve Descripción del Simulador Utilizado

En la materia Dinámica de Sistemas del ITBA se utiliza un simulador desarrollado por la propia cátedra llamado SpeedRacer. Se trata de un juego de simulación diseñado para enseñar conceptos de posicionamiento estratégico y pensamiento sistémico.

Los participantes representan, en el SpeedRacer, a directores de escuderías de Fórmula 1. Están encargados de tomar las decisiones estratégicas más importantes de la escudería, y pueden invertir sus ganancias en mejorar el desempeño de autos y pilotos.

En el simulador, los que logran aventajarse en las primeras carreras, encuentran que les resulta más fácil ganar a medida que el juego avanza. Los ganadores reciben mayores premios; consecuentemente tienen más posibilidades de seguir invirtiendo y seguir ganando… lo que es una barrera para el crecimiento del resto de los competidores.

A medida que los resultados se vuelven predecibles –tanto para los jugadores “reales” como para los espectadores “virtuales”- disminuyen los aportes de los sponsors de las escuderías, resultando en menores premios para todos. Esta situación, natural en el juego por su estructura, no sólo trae perjuicios a la Fórmula1, sino que es percibida por los participantes como “injusta”.

Debido a esta dinámica del simulador, los jugadores observan que no es suficiente con tomar las decisiones correspondientes a cada carrera, sino que estas acciones deben estar enmarcadas dentro de una estrategia y posicionamiento a largo plazo. Partir con una clara y firme estrategia resulta esencial para lograr el éxito y la sustentabilidad del negocio.

Sin embargo, quienes se ven sometidos al predominio de los ganadores pueden encontrar caminos alternativos. Pueden, por ejemplo, colocar el dinero en el banco y obtener “intereses”, o especular con obtener mayores ganancias en el mundo de las apuestas.

El desafío final que presenta la simulación no es menor: ¿Cómo puede mantenerse sustentable un sistema que tiende a la desigualdad? ¿Qué puede hacer uno, “desde adentro”, para actuar en él? ¿Son compatibles la igualdad y la competencia? Las respuestas tienen implicancias tanto en el mundo de los negocios como en los sistemas sociales, y tienen una gran importancia para cualquier profesional.

Diseño e Implementación de los Simuladores

La cátedra de Dinámica de Sistemas se propuso, respecto de los simuladores didácticos, una constante renovación. Desde el año 2007, el objetivo es diseñar un simulador por cuatrimestre, o por lo menos un simulador por año. Esto requiere un gran esfuerzo por parte de la cátedra, así como una sistematización del proceso de diseño y desarrollo de los simuladores.

Cada simulador surge inicialmente de una idea que se desea transmitir a los alumnos. Esa idea se traduce en comportamientos que se espera que el alumno tenga en el ámbito del simulador, y los comportamientos “deseables” en esas circunstancias. Estos comportamientos deben finalmente plasmarse en reglas del juego, que deben ser ajustadas para generar el comportamiento deseado.

Por ejemplo, en el caso del simulador SpeedRacer, se buscaba enseñar sobre posicionamiento estratégico y pensamiento sistémico, especialmente en sistemas “tramposos” que tienden a situaciones de desigualdad. ¿Qué comportamientos individuales favorecen este comportamiento general del sistema? Respondiendo a esa pregunta se optó por un entorno de alta competencia, donde los premios favorezcan al ganador y le faciliten una victoria continuada. Sin embargo, eso centraba a cada participante en su propia posición, ignorando que su situación se repetía, como patrón común, en todos los “equipos”. Para compensar este efecto se optó por generar un juego “paralelo”, en el que cada jugador debía “apostar” por otros equipos. De esta manera, los participantes debían no sólo mirar la posición propia, sino también la de los otros equipos, a la vez que se les daba a los jugadores un mercado “alternativo” en el cual encontrar nuevos posicionamientos.

El simulador así desarrollado debe permitir a los participantes comportarse tanto de la manera “que se enseñe” como de la radicalmente opuesta. Y debe, principalmente, reflejar dicho comportamiento en resultados concretos y diferentes. Uno de los principales desafíos es el “ajuste” de los parámetros del juego, con el objetivo de hacer al juego especialmente sensible al comportamiento buscado. Los resultados deben ser los deseados, sólo si los participantes se comportan “como se busca”.

Así, el simulador se convierte en un “laboratorio” en el que el participante puede optar entre varios comportamientos, con diferentes resultados, y aprender de esta experiencia. En particular, el simulador SpeedRacer se juega dos veces a lo largo del cuatrimestre. Se logran así comportamientos diferentes a medida que los alumnos observan que los resultados no son los que esperaban inicialmente, y complementan sus observaciones con los contenidos de la materia.

El simulador no se implementa en una instancia aislada (como en un taller particular) sino que se aplica a lo largo de todo un cuatrimestre, con “turnos” que duran varios días. Esto hace que sea especialmente complejo de diseñar, ya que debe cautivar tanto al alumno que recién comienza la materia como al que ya conoce sus contenidos, logrando que el mismo no pierda interés a medida que la materia avanza. Es indispensable entonces que no se requiera un análisis complejo para jugarlo, pero que las herramientas de la materia permitan luego una comprensión profunda de los resultados, complementando acciones simples con resultados complejos.

Para los docentes de la cátedra de Dinámica de Sistemas el diseño de estos simuladores representa un constante desafío, que implica la adopción de ideas frescas y nuevas tecnologías. Esto motiva la actualización permanente y la mejora continua de los juegos, así como la capacitación de los docentes para lograr dichas mejoras.

Análisis de la Aplicación del SpeedRacer

Hasta la fecha, la Cátedra de Dinámica de Sistemas del ITBA implementó varios juegos, actividades y simuladores con resultados diversos. Con diferentes modalidades (taller aislado, juego a lo largo del cuatrimestre, incluido en las evaluaciones o no, etc.) en todos los casos se juzgó un impacto positivo en el aprendizaje de los alumnos, aunque sin una evaluación formal de los resultados.

En el año 2008 la Cátedra se propuso analizar la opinión que los alumnos tenían sobre la implementación del SpeedRacer. Para ello se realizó una encuesta que fue distribuida en un grupo reducido de alumnos. Aunque el número de alumnos que de hecho respondió la encuesta es pequeño, los resultados permiten inferir la opinión que tiene el alumnado sobre el simulador.

Los resultados de la encuesta son los siguientes:

Si bien expresan razones diversas, la totalidad de los encuestados está de acuerdo en que la implementación del simulador hace “más interesante” a la materia Dinámica de Sistemas. De igual manera, la totalidad de los encuestados afirmó que esta experiencia es positiva a los efectos del aprendizaje, ya que permite “vivir” un sistema.

La mitad de los encuestados (50%) afirma que “la utilización del simulador SpeedRacer ayuda a incorporar contenidos teóricos, haciendo más ameno su estudio”. Dicho porcentaje crece al 90% si se cuenta a los que dijeron estar “levemente de acuerdo” con la afirmación.

En cambio, sólo el 30% de los encuestados consideró que la utilización del simulador SpeedRacer permite incorporar conocimientos que no sería posible incorporar con herramientas “tradicionales”. La mayoría dijo que sólo reforzaba otros contenidos, pero que lo que se enseña en el simulador puede ser aprendido de otras maneras.

Respecto de la implementación del simulador, el 80% de los encuestados se expresó a favor de beneficios de la implementación del simulador en trabajos prácticos (evaluados formalmente como parte de la nota de la materia). Dicho porcentaje crece a 90% si se cuenta a los que dijeron estar “levemente de acuerdo” con la afirmación.

Resultados similares se obtuvieron respecto de los beneficios de la utilización del simulador SpeedRacer a lo largo de todo el cuatrimestre (es decir, que no fuera implementado de manera aislada en un taller), con un 70% de encuestados “de acuerdo” o “totalmente de acuerdo”, y 20% de los encuestados “levemente de acuerdo”.

Conclusiones

Los beneficios obtenidos con la aplicación de simuladores en el curso de Dinámica de Sistemas se pueden ordenar según distintos aspectos.
Desde el punto de vista de los alumnos, los análisis muestran que el simulador representa un ingrediente diferencial en el programa de estudios, lo cual hace la materia más atractiva a la vez que logra cumplir con los objetivos educacionales planteados. Además, incentiva a los alumnos a familiarizarse con una herramienta que está tomando cada vez más auge en la sociedad (los simuladores de negocios), preparándolos para un mundo laboral en el que las empresas utilizan regularmente estas herramientas.

Para los docentes de la cátedra de Dinámica de Sistemas representa un objeto de constante actualización y desafío, ya que a través de las distintas “ediciones” se van mejorando las dinámicas de juego y la profundidad de los temas, a la vez que va creciendo un repositorio de trabajos para su posterior análisis y uso.

Para la Universidad, significa una constante inversión en la actualización de herramientas de simulación, lográndose de esta manera un cuerpo docente capacitado en las últimas novedades tecnológicas.

Autores: Cátedra de Dinámica de Sistemas, Carrera de Ingeniería Industrial, Instituto Tecnológico de Buenos Aires (Nicolás Daniel Brown Bustos, Andrés Basilio Agres, María Florencia Barreira-Goñi, Martin Medinger, Carlos Dolega Zakrewski, Matías Rodolfo Pagano, Gastón Arakaki).


 


Comentar esta noticia

Este espacio está pensado para que nuestros lectores dejen sus aportes, comentarios y opiniones. Nuestra devolución será publicada en este mismo espacio. No responderemos vía mail, salvo aquellas consultas ingresadas por medio de nuestro Formulario en la sección "Contacto". Gracias.
Nombre
E-mail
Comentario


Escriba el código que ve en la imagen: 
 


Comentarios

De: Daniel nacif
E-mail: dnacif@fca.uncu.edu.ar
Fecha: 06/03/09 02:12

A ver qué te parece amor.

Lili


De: CENTRO DE ENSEÑANZA AUTOMOVILISTICA SANTANDER
E-mail: ceasbarranca@hotmail.com
Fecha: 17/10/09 08:32

Nos gustaría saber como adquirir un equipo en físico que sirva para la formación de conductores de carros y motos


De: Verónica
E-mail: verlioz3@hotmail.com
Fecha: 07/09/13 05:39

Estoy diseñando una tesis relacionada con el uso del simulador para temas de Psicología en alumnos de bachillerato. Me gustaría utilizar su estudio como referencia a mi trabajo. ¿Quisieran mandarme más información o poder platicar más al respecto?
Gracias!


De: Enrique
E-mail: Tecnologia para todos
Fecha: 07/09/13 06:18

Hola, Verónica:

Para más información al respecto, debería comunicarse con la Universidad. El nuestro es un sitio de divulgación y publicamos lo que nos parece interesante para nuestros lectores, pero no somos los autores salvo indicación en contrario.

Saludos,


Arriba