Servicios

Efemérides
Webmail.
Linkeanos


Nosotros...

Diseño + Contenidos:
E. A. Quagliano
Soporte PHP:
G. Quagliano

Agregue este sitio a sus favoritos
Recomiende nuestro sitio
Save to del.icio.us

 

No somos responsables por los contenidos de los sitios externos sugeridos. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License


javascript hit counter

Estadísticas

Rosario, lunes 21 de agosto de 2017

      



PARTE II: "EL HOMBRE LLEGÓ A LA LUNA, PERO EL ROBOT YA PISÓ MARTE"


Mars Exploration RoverLa ciencia de la robótica está en cambio constante. Uno de los primeros modelos parecía un maletín con patas. Hoy existen robots que reflejan cada vez con mayor fidelidad a la silueta humana y ya pueden caminar, correr y hasta tocar la trompeta. Los de exploración, con ruedas, ya se desplazan sobre la superficie marciana transmitiendo imágenes en directo.

Desactivan bombas, y hay modelos que hasta cumplen el rol de mascotas mecánicas. Para saber como llegaron hasta aquí y entender hasta dónde pueden evolucionar hay que remontarse hasta antiguas civilizaciones.

La idea de una figura humana con movimientos mecánicos siempre estuvo presente en civilizaciones pasadas. Los primeros en dejar vestigios de mecanismos primitivos fueron los griegos. En algunas de sus representaciones aparecen figuras que se mueven utilizando poleas o bombas hidráulicas.

Los hombres creaban autómatas como un pasatiempo, eran creados con el fin de entretener a su dueño. Los materiales que se utilizaban se encontraban al alcance de todo el mundo, esto es, utilizaban maderas resistentes, metales como el cobre y cualquier otro material moldeable, esto es, que no requiriera de algún tipo de transformación para poder ser utilizado en la creación de los autómatas. 

Estos primeros autómatas utilizaban, principalmente, la fuerza bruta para poder realizar sus movimientos. A las primeras máquinas herramientas que ayudaron al hombre a facilitarle su trabajo no se les daba el nombre de autómata, sino más bien se les reconocía como artefactos ó simples máquinas.

Los árabes desarrollaron mecanismos que sirvieran al confort humano. Un ejemplo es La fuente del pavo real, un dispositivo sencillo que medía el nivel del agua vertida en un recipiente de modo que al llegar a cierto nivel aparecía un autómata que alcanzaba una pastilla de jabón y llegado a otro nivel, daba una toalla.

En el Renacimiento, con las investigaciones de Leonardo Da Vinci sobre anatomía humana, se avanzó en el estudio de las figuras antropomorficas; eso ayudó a perfeccionar el diseño de piezas mecánicas, e impulsó a su vez el desarrollo de figuras más complejas que podían escribir o tocar un instrumento. 

Alrededor de 1740, Jacques de Vaucanson construye el autómata más conocido: un pato hecho de cobre, que bebe, come, grazna, chapotea en el agua y digiere su comida como un pato real. 

Previamente construye un flautista y un tamborilero en 1738; el primero consistía en un complejo mecanismo de aire que causaba el movimiento de dedos y labios, como el funcionamiento normal de una flauta.

Los Maillardet (Henri, Jean-David, Julien-Auguste, Jacques-Rodolphe) hicieron su aparición a finales del siglo XVIII y principios del XIX, construyendo un escritor-dibujante con la forma de un chico arrodillado con un lápiz en su mano. Escribe en inglés y en francés, y dibuja paisajes. 


Reproducción actual del pato mecánico de Vaucanson

Robert Houdini construye una muñeca que escribe. También realiza un pastelero, un acróbata, una bailarina en la cuerda floja, un hombre que apunta con una escopeta y una artista del trapecio. Thomas Alva Edison construyó en el año 1891 una muñeca que hablaba.

Hacia finales de 1800 ya existían suficientes elementos como para comenzar a hablar del concepto de autonomía y de inteligencia artificial. Nokia Telsa fue quien se encargó de crear una máquina capaz de tomar sus decisiones sin necesidad de telecontrol en 1890.

Ciencia y Ficción

Los avances en los primero años del siglo XX estimularon a la comunidad científica, y también influyeron en la literatura: 

En 1900, Frank Baum escribió El mago de Oz, en donde el Hombre de Lata es un robot. 
En 1916, Homúnculos, de Rippert, un científico crea un androide que se rebela contra su destino. 
 
En 1920, Karel Capek utilizó las palabras checas robota, que significa "trabajo tedioso", y robotnik, "sirviente", de las que derivó robot, que hacían referencia a un humanoide mecánico. La palabra se difundió en la obra de teatro R.U.R. (Rossum's Universal Robots), de 1921
En 1926, con el estreno de Metrópolis, de Firtz Lang (foto), lo mecánico empezó a ganar protagonismo. 
En 1942 Isaac Asimov publicó las Tres leyes de la robótica, leyes que marcan la sujección de los robots a la voluntad humana. Esas leyes aparecieron en el cuento "Círculo vicioso".

 


<< Parte I - Parte III >>

Arriba